miércoles, 20 de enero de 2016

LA SERPIENTE ESCONDIDA

No puedo creerlo. ¿Cómo ha entrado esa cosa en el piso? No ha podido entrar por la puerta principal, ha tenido que entrar por una ventana desde otra casa. No, no es posible. Es un cuarto piso. Las serpientes no pueden trepar por las paredes. ¿O sí pueden? Las lagartijas pueden. Pero no, nunca supe de una serpiente capaz de escalar por una pared de estas características. Quizá alguna especie tenga la capacidad de hacerlo. Quizá dependa del tamaño. Me da la impresión de que es demasiado grande y pesada para escalar.
Bueno, qué más da cómo haya entrado. La cuestión es que hay una serpiente en el piso. La vi entrar reptando en el despacho y he cerrado la puerta. Así que está encerrada dentro. Por lo menos la tengo localizada. ¿Qué puedo hacer para deshacerme de ella? No me atrevo a atacarla yo mismo, es de un tamaño considerable por lo que he podido ver. No me importa reconocerlo, me da miedo acercarme. Me da igual si es venenosa o no. No quiero ser yo el que se deshaga de ella. Pero, ¿a quién se llama en estos casos?