lunes, 27 de abril de 2015

CITANDO QUE ES GERUNDIO



"Quien con sangre escribe máximas, no quiere ser leído, sino que se le aprenda de memoria."

Friedrich Nietzsche.


Ahí estaba yo, leyendo "Así hablo Zaratustra", sin enterarme de la mitad de lo que leía, ya que este tipo de libros, como dice un alumno mío cada vez que explico algo en clase, son para listos. De repente llego a la frase citada y detengo la lectura. Qué buena frase para aprendérsela de memoria, y ya de paso reflexionar mínimamente sobre un asunto que me dio que pensar durante algún tiempo y que hoy día como que me da igual. Pero de algo hay que hablar de vez en cuando.


Cómo mola Wikiquote. Sobre todo la página de los Monty Python, pero si esa web existe es porque nos encanta citar. Hablas con una chica guapa que te cuenta algún defectillo propio sin importancia y le sueltas "los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes". La chica, si no conoce a Khalil Gibran, pensará que eres un artista. Si le conoce, que eres un alma gemela. Sea como sea, has triunfado. Citar sirve para hacernos parecer inteligentes, cultos y refinados, y sirve para ligar (tengo la teoría de que todos los hábitos que la sociedad ha adoptado como positivos sirven para ligar). Es imposible que no nos guste citar entonces.

Yo también citaba. O mejor dicho, cito, porque en media carilla de texto que llevo he citado dos veces. También dependiendo de la cara de mi interlocutor me sentía inteligente al hacerlo. Pero con el tiempo, y con mis intentos de escribir relatos medio decentes, me asaltó una frustración (relacionada con la novela que ando escribiendo, por cierto, la siguiente tras "Todopoderoso", ésta próximamente publicada por Editorial Valinor, toma publicidad). Me frustraba citar a otros y no ser capaz de crear mis propias citas. Yo escribo más o menos como hablo, salvo por el acento andaluz, y la gente normal, o por lo menos yo, no vamos soltando sentencias por la vida. No tenemos el guionista que tiene Bruce Willis para decir la frase exacta con media sonrisa canalla tras cargarse al villano de turno. Y ahí pasaba yo horas y horas delante del ordenador intentando buscar la frase ingeniosa definitiva, la que haría que me citara todo el mundo, preferiblemente las chicas guapas. Y esa frase no llegaba. En mis relatos nunca hay una frase para la historia. Tenía que asumir que mis letras no iban a perdurar en la memoria de nadie.

Era una cosa que me disgustaba. No es que me fuera a tirar de un puente por ello, pero me hubiera molado tener esa capacidad. Hoy día me da bastante igual. Primero, porque quizá he madurado (no mucho, pero algo). Segundo, porque le conocí a él:

  
Yo tardé en conocer a Coelho. Bueno, le conocía, pero me refiero a que tardé en leer algo de él. Tengo una amiga de la que me fío bastante que lo odia a muerte. Tengo otra de la que me fío menos a la que le gusta mucho. Siguiendo con el tópico que persigue al juntaletras brasileño ésta última lee muchos libros de autoayuda.

Mi primer contacto con los textos de Coelho fue en el extinto Messenger. Una amiga (siempre mujeres, curioso patrón) tenía puesto en su nick "Cuando quieres algo, todo el Universo conspira para que realices tu deseo". A mí me pilló en un momento de bajón el leer eso y le escribí otra cita que era más o menos "Un carajo para tu nick". Me dijo que era de "El Alquimista". En ese momento me di cuenta de que Coelho no iba a estar entre mis prioridades durante bastante tiempo.

Hace unos meses los hados se cruzaron. Tres personas tuvieron de estado en mi Whatsapp la frasecita de marras al mismo tiempo. Me descargué un lote de libros (sí, soy un ladrón) donde venía "El Alquimista". Una compañera de trabajo me lo recomendó encarecidamente. Vi que no era muy largo. Le eché valor.


Poco después de terminármelo pasé por delante del escaparate de una librería. Vi en posición destacada "Adulterio", el último regalo del brasileño al mundo de la literatura. Me quedé quieto unos instantes observando la portada. Una frase asaltó mi mente:


"El adulterio es la forma que tiene el Universo de decirte que no estás con la persona que te merece".

Coelho me inspiró. Conseguí inventarme una frase para citar. Una porquería de frase. Ya no me preocupa no ser capaz de escribir sentencias. Seamos simples. Dejemos el onanismo a un lado cuando tecleemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario