martes, 2 de septiembre de 2014

LA IMPROBABLE CONEXIÓN ENTRE NEIL GAIMAN Y FRANCISCO IBÁÑEZ

Andaba yo conversando con mi amigo Juanmez la otra noche cuando me preguntó qué libro había leído últimamente que me hubiera gustado. Le mencioné “American Gods”, de Neil Gaiman (realmente este post iba a ser una reseña de dicho libro pero me ha dado pereza finalmente, quizá en otro momento), una obra galardonada con el Premio Hugo, el Nébula, el Locus, el Bram Stoker y la UEFA Europa League, y él me comentó que no había leído nada del escritor inglés.

Cuando me puse a hablar de lo que yo había leído de él surgió inevitablemente la serie de Sandman, concretamente su primer volumen, “Preludios y nocturnos”, y para ser más exactos un determinado momento que, cuando lo leí, me pareció una soberana genialidad, pero que luego, al masticarlo más en mi cabeza, dejó de parecerme tan estupendo.